Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


sábado, 4 de octubre de 2014

Un fantasma del pasado perdido entre recuerdos.

Como en las buenas películas de cine negro sabemos que se ha cometido un crimen pero, desgraciadamente, el cadáver, la prueba del delito, ha desaparecido. Por ello debemos guiarnos por testigos y pruebas indirectas...

Nuestros informadores habituales, Ensenada, Miñano y Madoz no nos cuentan nada. ¿No conocen la existencia de esta víctima del tiempo? Tal vez seguimos una pista errónea. Tal vez su descripción es equivocada. Tal vez no fue lo que nos dijeron. 

Salinas de Rosio (Cuadro de Álvaro G)

Si buscamos información en los viejos y amarillos periódicos editados a caballo del siglo XIX y XX veremos que se encontraba a un kilometro de Salinas de Rosio. Pero los ancianos del lugar, aquellos que fueron niños cuando no era parte del olvido dicen que estaba en el Socorral. 

Era un especialista en escrofulismo, dermatosis y oftalmias dependientes del herpetismo, catarros y enfermedades del aparato digestivo. (Inciso importante: el escrofulismo es un tipo de tuberculosis extrapulmonar que se disemina por vía linfática y cuando coloniza los ganglios cervicales provoca unas úlceras características ("escrófulas") que pueden supurar. El paciente aparecerá con tos, fiebre, bajada de peso y cansancio. La escrófula o adenopatía tuberculosa, era una afección crónica que supuraba frecuentemente produciendo un olor fétido, ulceraciones y deformaciones del cuello lo que daban un aspecto repugnante al enfermo). 

¿Ya lo han identificado? ¿No? Pues es un balneario. Perdón, lo he dicho mal, una casa de baños: la Casa de Baños de Los Mayorazgos. Tan hiperbólico nombre le vendría del mayorazgo fundado en 1517 en la persona de don Juan Fernández de Salinas y Sánchez de Velasco (biznieto por madre del Conde de Haro) que era además Señor de la Casa de la Viñuela, con el título y rango de Pariente Mayor de Vizcaya del Solar de Castrexana. Esta familia tenía su solar frente a la Iglesia de San Juan Bautista, donde poseían la capilla de Santa Ana. La casa y mayorazgo fueron heredados por Cosme de Villamor Salinas (1509+1580), Mayorazgo de la Casa de Villamor y Justicia Mayor de las Merindades. 



El manantial, situado en la cuarta región hidrológica, salía con una temperatura de 20 grados centígrados y la temporada de baños se extendía desde el 30 de junio al 5 de octubre o, según otras fuentes, del 20 de junio al 20 de Septiembre. Según relata Inés Septién a Elías Rubio Marcos la casa de baños era utilizada por enfermos de los pueblos del contorno. El edificio era de una sola planta con ocho habitaciones y cuatro bañeras (dos de mármol y dos de azulejos). Este agua, para potenciar las funciones secretoras de la piel, se calentaba con una caldera de leña. Pero los recuerdos son difusos o, que todo es posible, las informaciones contradictorias y así la obra "Hidrología Médica" del doctor Anastasio García López y editada en 1889 nos dice que "no hay más que un pequeño edificio con tres cuartos para baños, en cada uno de los que hay una bañadora de zinc, y además la caldera para calefacción, de muy mal sistema; y aun cuando había en proyecto levantar un edificio para hospedaje, no sabemos que esto se haya llevado á efecto, y los enfermos tienen que alojarse en las casas del pueblo, que ofrecen poquísimas comodidades". Una casa de baños poco glamurosa y con clientes de extracción humilde.

Los señores Puerta y Balaguer hicieron un análisis en su laboratorio, indicando que estas aguas contenían 60 cc/l de ácido sulfhídrico, y cantidad indeterminada de ácido carbónico; habiendo encontrado además cloruro de sodio en gran cantidad, y cloruros de calcio y magnesia, sulfatos de sosa, cal y magnesia, todos en pequeñas cantidades, y abundancia de materia orgánica.

Las aguas también podían ingerirse, aunque no sé si en este establecimiento se hacía, favoreciéndose las evacuaciones. Pensemos en una terapia similar a la de "El balneario de Battle Creek" y el doctor John Harvey Kellogg.

Imagen de la película


Y ya que hemos llegado a los doctores recordarles que existía en España una tipología especial de médicos que eran los médicos directores de baños. De hecho consta que en 1882 ya funcionaban estos de Salinas de Rosio al publicarse que quedaba vacante la del lugar. Lo mismo en 1884 pero añaden un dato para los solicitantes: el número de pacientes atendidos en 1883 que fueron 89. Una cifra baja quizá debido a que el viaje era molesto al hacerse partiendo de Burgos, Briviesca o estaciones del Bilbao-León lo que hacía que en el peor de los casos el viaje llevase 7 horas. 

En 1891 será nombrado medico-director interino de los baños de Salinas de Rosio (Burgos) D. Vidal Navas, tal y como informaba "La correspondencia de España" el 27 de Abril de ese año. En 1894 era don José Fernández Fernández que parece continuar en 1899. Puede que por las características del centro aparezca a menudo en las listas de vacantes para médicos de baños, como ocurre en 1900. Ese año figuraba Desiderio San Juan que continuará en 1901.

Sobre la titularidad del establecimiento vemos que en 1894 era propiedad de Hilario Villamayor Goya y compañía, que el último año del siglo XIX (1900) era propiedad de la Viuda e hijos de Hilario Villamor y que continua hasta, al menos, 1908.

En vísperas de la guerra civil de 1936 continuaba abierto al figurar en el periódico EL SOL del 11 de marzo de 1936 la oferta de plaza de médico de baños.


Bibliografía:

"Burgos en el recuerdo" de Elías Rubio Marcos.
"Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración" de diversos años.
"Anuario-Riera" de 1908.
"Caminos Hierro Norte España (1917)"
"Diario oficial de avisos de Madrid de 16-4-1899"
Periódico El Sol del 11-3-1936.
"Hidrología Médica" de don Anastasio García López. 
"Indicador general de la industria y el comercio de Burgos"
La Correspondencia de España. 27-4-1891, n.º 12.075
Periódico La Iberia.
"Las aguas minerales y las enfermedades" del doctor Isaías Bobo Díez.

También puede interesarles:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, tenga usted buena educación. Los comentarios irrespetuosos o insultantes serán eliminados.