Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


domingo, 21 de mayo de 2017

Don Manuel Fernández-Navamuel: Maestro de profesores.


Nuestro protagonista de la semana nació en Alfoz de Santa Gadea (Las Merindades, Burgos) el 12 de diciembre de 1867. Fue bautizado por Pedro de la Hera y Serna en la Parroquia de San Andrés Apóstol inscribiéndosele con el nombre de Manuel Fernández y Fernández-Navamuel. Recordemos su nombre. Y la manera de escribir del cura párroco. Sus padres fueron José y Francisca Fernández-Navamuel, labradores. Tuvo cuatro hermanos: María, Valentina, Pablo y Germán.

Cortesía Arija.org

Tras una educación básica en la escuela local y algo en la fundación de León de Argüeso (como alumno externo) fue enviado a Madrid a vivir con Fulgencio Fernández-Navamuel, su tío paterno. Parece ser que tenía la residencia en la calle de San Dimas, 15 y ésta debió ser la de Manuel hasta, al menos, 1898. Don Fulgencio era funcionario del ministerio de Hacienda. Quizá tenían la idea de colocar a Manuel en algún comercio pero acabó estudiando el bachillerato al mostrar aptitudes. ¡Y qué aptitudes! Desde el primer curso en el instituto Cardenal Cisneros, 1883, obtuvo calificación de sobresaliente en todas las asignaturas. Hasta el final en 1886.

Con esas notas disfrutó de un título sin tener que asumir ningún gasto. Estando en segundo curso -14 años- fue designado por el claustro para dar una de las conferencias académicas que públicamente organizaba cada año el Instituto. Las vueltas a Alfoz de Santa Gadea eran acompañadas del trabajo agrícola. Nunca dejaría de comentarlo con orgullo.

Presidente del Gobierno Francisco Silvela

Pero el estar becado no significaba que no tuviese necesidad de dinero y por ello hacía algo que se continúa haciendo: daba clases particulares. Y públicas. Durante el curso de 1885 a 1886, su cuarto de bachillerato (con 18 años) era docente en los colegios privados de San Luis Gonzaga y de San Casiano, y continuó en éste hasta 1890. Compaginaba los estudios universitarios con las clases en el colegio privado de San Estanislao. No paró porque se libró del servicio militar al resultar excedente de cupo en 1886. Algún autor ha dejado escrito que fue fundador del colegio de San Estanislao y de la Academia de San Luis Gonzaga. No me parece, pero…

No se asusten con la edad. No se exigiría título de Maestro en la enseñanza privada hasta muchos años después. En una entrevista de 1903 dijo que había ingresado en la Universidad Central gracias a su trabajo. Se licenció en Filosofía y Letras en 1896 y en Derecho en 1897; Doctor en Filosofía y Letras en 1901; y Maestro de Primera Enseñanza en 1905.

Periódico "El Globo" (1903)

Este hombre robusto y de un metro setenta, aproximadamente, parco en comer, que no fumaba y no era habitual de cafés y bares vivió, tras separarse de su tío, en el número 20 de la calle de San Andrés hasta que se trasladó a una vivienda de la Escuela Normal. Siempre mantendría su vivienda de la calle de san Andrés. Lo he descrito como hombre casi ascético pero fue conocido que, aun soltero, parece que “trató” con alguna moza de Santa Gadea.

Para 1905 tenía 38 años. ¿De qué había estado trabajando hasta entonces? Su biógrafo, Gonzalo Sainz Pérez, indica que debió empezar siendo profesor particular de niños ricos y que entre su clientela estaban los del conde de Aguilar, Floranes y Retortillo, de Francisco Silvela (Jefe del Gobierno en 1898 y 1902), condes de Malladas y de Liniers y Urzáiz (exministro de Hacienda). El 30 de mayo de 1900 obtuvo, por concurso de méritos, la plaza de Inspector de Primera Enseñanza de la provincia de Almería, con 3.000 pesetas de sueldo.

Estupendo. ¡¿No es lo que todo licenciado español desea?! Ya era funcionario. ¿Dónde hay una sombra? Bueno, un poco de seriedad. Tomó posesión… y cesó el 12 de julio de 1900. ¡¡¡¿¿¿Qué???!!! Cesó para tomar posesión como profesor de la Escuela Normal de Navarra. En el fondo parece que era lo que le gustaba. Pero dicha Escuela Normal fue suprimida el 22 de noviembre de 1901 y Manuel pasó a la condición de excedente.

Gaceta de Instrucción (1910)

El 7 de enero de 1902 logró, por oposición, la plaza de profesor numerario de la Escuela Normal Central de Maestros en la sección de Letras, y más tarde lo fue también para la de Ciencias. Y ya no se movió en lo que le quedó de vida laboral. Aunque sí que pleiteó contra otros como Domingo Barnés por la plaza de profesor supernumerario de la Escuela de Estudios Superiores del Magisterio. Que no obtuvo. Y, les informo, que no fue la única vez que nuestro convecino acudió a los tribunales para defender sus derechos. En otros terrenos, también redondeaba sus ingresos participando en tribunales de diversas oposiciones tanto como presidente como vocal. Bueno, he debido mentir más arriba, sí debió moverse porque formaba parte del comité del “Congreso internacional de higiene escolar” de París de agosto de 1910.

La Nación 1929

La Escuela Normal de Maestros estaba en la calle Ancha de San Bernardo, número 80, y anejos a su edificio estaban el Museo Pedagógico, la Escuela Graduada y las escuelas denominadas Jardines de la Infancia. Estuvo diez años seguidos al frente de la Escuela Normal Central (1922 a 1931) y, aun así, continuó siendo el hombre de trato sencillo que explicaba también las penurias de los futuros “maestros de escuela” condenados a pasar esa hambre del refrán. Y en 1923 fue cofundador del Colegio de la Sagrada Familia para huérfanos del profesorado público y privado. Bueno, parece que sí fundó algún centro docente.


No solo eso, su currículo era más extenso: fue maestro de Primera enseñanza, elemental, superior y normal; contador de Fondos provinciales y municipales, por oposición; académico-profesor de la Real de Jurisprudencia y Legislación; vocal electivo del Consejo Superior de Protección a la Infancia y extinción de la mendicidad desde 1918 a 1931; vocal de la comisión jurídica de la Sociedad Benéfica-Española de casas higiénicas; vocal de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones científicas; Vocal del Consejo Patronal de Ciegos; vocal de la Sociedad fundadora de colegios para huérfanos del magisterio; Miembro de la Real Económica Matritense de Amigos del País; y miembro de la Junta directiva del Centro Burgalés de Madrid. También fue vocal de la Junta de Ampliación de Estudios desde 1926 hasta 1930 y director de la revista “La escuela española”.

Para su descanso, en 1922, acondicionó en Alfoz de Santa Gadea la casa llamada "La Cabaña”. Allí, salvo excepciones, pasaba sus veranos acompañado de amigos.

"El eco balear" con su referencia política (1903)

A los 36 años, 1903, enfiló la política. Fue candidato a diputado a Cortes por el distrito de Villarcayo. ¿Tenía esperanzas de éxito? Contaba con el apoyo de personas de prestigio, arraigo en el distrito y pertenecientes a diversos sectores: política, banca, comercio, propietarios. Como puntos generales de su programa tenía el problema religioso, el de la enseñanza y las vías de comunicación. También se oponía al proyecto de derivar las aguas de los ríos Cerneja, Trueba, Nela y Engaña, obra o proyecto muy polémico entonces, al parecer.

¿Lo intentó frente a Gumersindo Gil y Gil? Ja. No tuvo ni la más remota oportunidad. Mucho cacique era el de Mena. No consta que Manuel repitiera. Pero consiguió la segunda escuela de Santa Gadea. La espinita política se la sacó gracias a la dictadura de Primo de Rivera cuando los ayuntamientos fueron gobernados por alcaldes y concejales nombrados por el poder y que representaban a los distintos grupos sociales. Por la Normal Central fue Manuel el que, como concejal primero y teniente de alcalde después, formó parte del Ayuntamiento de Madrid para el distrito de Buenavista en diciembre de 1927. En calidad de tal asistió, por ejemplo, al entierro de doña María Cristina, madre del Rey Alfonso XIII, en febrero de 1929.

Manuel Fernández-Navamuel junto a miembros de "Divino Maestro"

Ella, al menos, descansó porque la tensión política en los últimos meses del reinado de su hijo crecía y llegó a empapar el mundo educativo y universitario. Así en su querida Escuela Normal de Magisterio, según “La libertad”, un estudiante de la F. U. E. resultó apuñalado por un católico en una trifulca entre alumnos oficiales y los del Internado del “Divino Maestro”. Este periódico radical volcaba la culpa en los segundos y en el director del centro, Manuel Fernández Navamuel, al que definían como legionariode Albiñana, y en el profesor Casto Blanco Cabeza. Todo por no someterse al piquete que se presentó a cerrarles el establecimiento porque ellos habían decidido una huelga universitaria de veinticuatro horas.

El director se negó, a pesar de las amenazas de los piqueteros. Tras esto se entabló una lucha entre los que querían entrar en clase –los del internado del Divino Maestro- y los estudiantes de la F. U. E. La mayoría de estos pidieron la dimisión del director y fueron las fuerzas de Seguridad las que acabaron el alboroto. Supongo que lo recordarían para posteriores represalias ya con la República.

Edificio donde estuvo la Escuela Normal de Maestros

Con la llegada de la II República Española se inicia una reforma en la educación, y quizá también un ajuste de cuentas entre profesionales del ramo. El 21 de mayo de 1931 es destituido como director de la Normal. Se le jubila y sus 15.000 pesetas de sueldo se quedaron en 12.000 pesetas. Pudo ser por su participación en la dictadura o no. Porque lo mismo les ocurrió a otros 32 profesores que el 2 de diciembre de 1932 fueron jubilados forzosamente, antes de la edad oportuna. Estas jubilaciones fueron fruto de la reforma que los gobiernos republicanos tenían en mente para la educación. Se adujo que se les jubilaba porque sobraban profesores. Manuel Fernández-Navamuel lo rebatió en el recurso que interpuso y que consiguió que el 21 de abril de 1935 les reintegrasen en la docencia. Para algo era abogado y litigante.

La mayoría de sus publicaciones son anteriores a 1922, año en que tomó la dirección de la Normal. Posterior tenemos el libro “Enseñanza simultánea de la lectura y escritura", de 1927.

Revista Nuevo Mundo 1930

Añadir que parte de su producción se dirigió a los discursos como los siguientes:

  • Discurso de ingreso en la Sociedad Económica de Amigos del País, que luego editó por su cuenta el dicha Sociedad.
  • “Por Cervantes y el Quijote”, discurso en la sesión solemne celebrada en su Escuela Normal en 1905 para conmemorar el tercer Centenario del Quijote.
  • “¿Qué es un periodista?", trabajo premiado en los Juegos Florales de Alicante en 1907.
  • Varios artículos publicados en revistas de Pedagogía.


Colaboró varias veces con don Alfonso Retortillo y Tornos, en obras de literatura, de historia, de agricultura, aptas para texto en las Escuelas Normales.

Era un hombre religioso. Practicante. Dio clase en centros de carácter católico. La Junta Central de la Acción Católica le juzgó como el más adecuado para presidir la Federación Católica de Maestros de Filosofía. En enero de 1922 fue elegido por 20 votos de los 22 votantes. Seguía en el cargo en 1928, y quizá hasta 1932. También fue vocal del Consejo de la Federación de Estudiantes Católicos, durante sus años de estudiante universitario. Y mantuvo mucha relación con una especie de Instituto Secular llamado “Divino Maestro" que ya hemos citado.

Revista Mundo Gráfico (1930)

Hasta su muerte tuvo cerca de sí a doña Andrea Díez, de Santa Gadea, que se hizo Maestra con plaza en Madrid.

Finalmente aclararemos las dudas que habrán encontrado con su apellido. Fíjense en qué apellido acompaña el nombre en el encabezamiento. Parece que solo fuese el nombre de la familia de la madre si lo cotejamos con la inscripción bautismal. Si indagan por la internet, lo verán como "Fernández-Navamuel y Fernández Navamuel", o “Fernández y Fernández-Navamuel". En una copia manuscrita del árbol genealógico familiar dice que el padre de Manuel se llamaba José Fernández-Navamuel de la Peña, nacido en 1830, y la madre Francisca Fernández-Navamuel Sainz, nacida en 1838.

Esquela en el periódico ABC

¿Entonces? Creo que quién se equivocó, o creó un involuntario error, fue el sacerdote que inscribió el bautismo. José y Francisca fueron primos carnales y se apellidaban ambos Fernández-Navamuel. Para enredarlo más el mismo Manuel se despreocupaba y hay documentos firmados como “Fernández-Navamuel". Lo vemos en la mayoría de los documentos universitarios donde aparece "Fernández y Fernández-Navamuel”, y en una carta de 1935 firmaba “Manuel F. Navamuel”. La cuestión es saber si el apellido compuesto que presentaba era el del padre o el de la madre.

Falleció el 29 de mayo de 1936. Y en su esquela figuraron bien todos sus apellidos.


Bibliografía:

Periódico “La Nación”.
Periódico “La Libertad”.
Revista “Mundo Gráfico”.
Revista “Nuevo Mundo”.
Periódico “El Sol”.
Revista “La Escuela Moderna”.
Periódico “El Heraldo de Madrid”.
Revista “El siglo futuro”.
Revista “Nuevo Mundo”.
Periódico “El Correo Español”.
“Gaceta de instrucción Pública y Bellas Artes”.
Periódico ABC.
Revista/periódico “La educación”.
Revista “Suplemento a la escuela moderna”.
Revista “La construcción Moderna”.
“De bibliografía burgense (disquisiciones y apuntes)” Por Eloy García de Quevedo.
“Escritores burgaleses” por Licinio Ruiz y Julián García Sainz de Baranda.
“Hombres y documentos de la filosofía española” por Gonzalo Díaz Díaz.


Anexos:

Obituario en "El día Palentino".

Libros y artículos publicados:

“Psicología de la Educación”, 1907
“Nociones de Psicología”.
“Nociones elementales de Retórica”.
“Enseñanza simultánea de la lectura y escritura”, 1927. (Método, Procedimiento, Forma; Intuición, Reflexión, Práctica). Obra premiada en las Exposiciones Internacional Hispano-Francesa de Zaragoza y Nacional de Bilbao.
“Estudio sociológico-pedagógico de la Escuela-Asilo”, premiado en la Exposición Pedagógica de Bilbao en 1905. También conocido como “Boceto de estudio sociológico pedagógico sobre Escuelas Asilo”.
“Ortografía y Fonética de la Lengua Castellana”, 1908, premiada en Bilbao y en Zaragoza.
“Ciencia de la Educación”, tres vols., premiado en las Exposiciones de Bilbao, Zaragoza, Lieja y Santiago de Compostela, y declarada por la Real Academia de las Ciencias Morales y Políticas como "de relevante mérito".
“Didáctica pedagógica.”
“Organización escolar y didáctica pedagógica”.
“Apuntes de la Ciencia de la Educación”, 1907.
“El Estatuto del Magisterio” publicado en “La Escuela española”,
Artículo en el periódico “El Subalterno”: “Todo es querer”.
“Tratado Elemental de Gramática Castellana, etc. Literatura preceptiva, Literatura española e Historia literaria. Precedido de una carta de D. Ramón Menéndez Pidal. 1911. Junto a Alfonso de Retortillo.
“Compendio de ejercicios gramaticales y de análisis gramatical. 1911. Junto a Alfonso de Retortillo.
“Páginas selectas de autores españoles”.1911. Junto a Alfonso de Retortillo.
“Biblioteca para el Maestro (Cartillas pedagógicas)”.

El Siglo futuro 1918

Honores y condecoraciones:

Cruz de Caballero de la Orden del Mérito Civil, en 1930. Con tal motivo sus amigos le hicieron un homenaje.
Cruz de Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII, en 1903, por su extraordinario expediente de estudios.
Miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Su nombre figuró en una terna de profesores de Escuela Normal para ser profesores de Alfonso XIII, pero fue elegido su compañero don José Rogelio Sánchez.
Entrega de la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito Civil (1930)