Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


domingo, 19 de febrero de 2017

Dinasty

(Vamos, los Gómez-Mena)

Elenco de la serie de los `80

Lo más importante para hablar de esta familia es saber dónde empezar y, sorprendentemente… ¡donde parar! Según la página ecured.cu la saga comenzaría con Joaquín Gómez, natural de “Cadaguas” que emigró a Cuba en la década de 1830. Si esto fue así logró escapar de una España destrozada y lanzó a un gran futuro a sus descendientes.

¿Por qué se emigraba a los territorios caribeños de España? Por la guerra carlista que pesaba mucho en nuestra comarca, por la pérdida de otros territorios hispanos y la falta de relaciones diplomáticas con las nuevas repúblicas y por la oportunidades de Cuba. Esta isla se convirtió en un centro de acumulación de riqueza fundamental en el Reino de España, en actividades no siempre lícitas, pero con grandes oportunidades de trabajo.

Mercado de esclavos en Brasil

Los flagrantes desajustes del mercado laboral cubano se agudizaron con el despegue de sectores económicos como el azucarero. La trata de esclavos, legal e ilegal, ayudó a resolver ese déficit de mano de obra hasta bien avanzado el siglo XIX. Pero su cuestionamiento económico y su ilegalización favorecieron la llegada de peninsulares y canarios. El proceso se relanza en la etapa de emigración masiva desde principios de 1880.

Las condiciones del transporte hasta las Antillas fueron mejorando a lo largo del siglo XIX, siendo un rentable negocio que podía ir sustituyendo el de los negros. Para costearse el pasaje el emigrante, frecuentemente, debía vender sus propiedades o caer en ciertas redes –prestamistas y usureros- en las que quedaban atrapados durante años. Los términos de los contratos suponían que durante un periodo admitirían condiciones de semiesclavitud, por lo que no pocos perdieron la vida debido al excesivo trabajo, la deficiente alimentación, los rigores de un clima al que no están adaptados y a las epidemias. ¿A que se parecen a las de los chinos llegados a Europa hoy?


Cuentan las malas lenguas -La página cubana de antes- que la posterior fortuna Gómez se cimentó en la trata de negros (la esclavitud en Cuba se mantuvo hasta 1886) y el contrabando. Sus descendientes se verían en la obligación de blanquearlo –bromas aparte- en haciendas, comercios varios y negocios de banca.

Pero nosotros seguiremos a esta familia desde los hijos de Manuel Gómez-Marañón Díaz Sainz de Velasco Vicario quién se había casado con María Mena Zorrilla. Conoceremos a Pedro y a Andrés Gómez Mena nacidos en Cadagua (Valle de Mena, España) y emigrantes en Cuba. El total de hijos de Manuel fueron ocho. Los otros seis eran: Alejandro, Juana, Darío, Máximo, Francisco y José.

Los de Andrés:

Andrés se casó con Eugenia Carlota Tomasa Vila Pérez Neyla Portela (10/06/1860) en Guanabacoa el 23 de abril de 1877 y, esto es lo llamativo, acordaron que sus hijos, sus cuatro hijos: María Luisa (21/07/1880), José Genaro Ramón (02/09/1881), Andrés (19/09/1882), y Alfonso Jerónimo Ramón, llevaran como primer apellido ambos apellidos del padre, Gómez-Mena, y como segundo el primero de la madre: Vila. Este es el origen del apellido Gómez-Mena. Positiva unión porque conseguía relacionarles con la tierra de sus ancestros Meneses. Por el contrario, los del otro hermano fueron sólo Gómez.


Este Andrés adquirió el terreno de La Habana encuadrado por las calles Zulueta, Monserrate, Neptuno y San Rafael, frente al Parque Central que hoy es conocido como la “Manzana de Gómez”. En sus paredes y suelos se reconocen las iniciales de Gómez y Mena.

Edificio de Julián Zulueta

La historia de este edificio comienza en 1890 cuando Julián de Zulueta, Marqués de Álava, construyó un inmueble de un solo piso pero con grandes cimientos. Serán las ruinas de Zulueta. Andrés Gómez Mena vio su potencial y en 1909 pone manos a la obra. En su fase inicial solo construyó dos teatros y finalizó el primer nivel que estaba abarrotado de tiendas con nombres tan atrayentes como “El Lazo de Oro” o “El Escándalo”. Ante el éxito, su dueño decidió ampliarlo con 4 pisos y 8 ascensores. Era un centro comercial exclusivo, cómodo y con variadas ofertas culturales. Hay lugares en la red donde figura como promotor José Gómez-Mena Vila –hijo de Andrés- pero me decanto por los que afirman que es obra del padre porque lo gestionaba y figuraba en los contratos y porque viviendo no iba a dirigir el imperio económico de la familia su hijo.

Manzana de Gómez con anuncios de tiendas de su interior

La “Manzana de Gómez” también fue el lugar del primer hecho luctuoso que golpeó a este clan: el asesinato de Andrés Gómez Mena (dos apellidos, separados). Fue muerto a tiros por el relojero catalán Fernando Reugart.

(Rama de José)

Uno de los hijos de Andrés Gómez Mena fue, como hemos señalado, José Genaro Ramón Gómez-Mena Vila (desde ahora lo mentaremos por su primer nombre o el apodo). Era Conocido como "Don Pepe". En su juventud fue banquero y tenía su oficina en la calle 7, en el local que estaba marcado con el número 3 en El Vedado de la Ciudad de La Habana. En 1919 se asoció con otros banqueros como Solís y Cámara O´Reilly. Estuvo casado en dos ocasiones y fue padre de una hija. Dirigía la familia Gómez-Mena; controlando la llamada “Manzana de Gómez”; grandes extensiones de tierra; casas; y edificios de apartamentos.


Don Pepe presidía cuatro explotaciones azucareras con su hermano Alfonso como vicepresidente. El primero lo adquirieron en 1902 que rebautizaron con sus apellidos “Gómez-Mena” (en San Nicolás de Baris) y que hoy se llama “Héctor Molina”; en 1906 comprarán el “Amistad”, en Güines ( hoy “Amistad con los Pueblos”), diremos que fue uno de los primeros ingenios en electrificarse a mediados de 1910; aquel mismo 1906 añadieron el “Merceditas” en Melena del Sur (actualmente “Gregorio arlee Mañalich”; el “Orozco”; y en 1935 el “Resolución” en Quemado de Güines. Además, controlaban el “Estrada Palma”, del “Sofía” en Yara y “La Julia” en Durán estos últimos demolidos para unir sus tierras al “Estrada Palma” y al “Merceditas”.

Por supuesto, no solo invertían en ingenios azucareros -también poseían una fábrica de levadura- sino que disfrutaban de un elegante tren de vida con múltiples propiedades inmuebles, posesión de obras de arte y el club de Béisbol “Almendares”. Otrosí, fue presidente del Vedado Tennis Club. Se resintieron por el crac de 1921 pero siguieron adelante. En 1924 sus ingenios "Amistad" y "Gómez-Mena", pasaron, temporalmente, a control de la “Warner Sugar Corporation”, recuperándolos en 1926.


José Gómez-Mena formó parte del Comité Ejecutivo de la Agencia Cooperativa de Exportación, y uno de los cuatro representantes de los hacendados cubanos en la Junta que administró el financiamiento de 1.500.000 toneladas de azúcar de la zafra del año 1930; fue presidente de la delegación cubana a la Conferencia Azucarera auspiciada por la Liga de las Naciones (1937) convocada por el Comité Económico de la conferencia Monetaria y Económica de Londres de 1933 que acordó el Convenio Internacional sobre la Reglamentación de la producción y Venta de azúcar para cinco años. Durante 1936 fue Ministro de agricultura en el gobierno de Miguel Mariano Gómez. Se destacó por utilizar los adelantos tecnológicos: la electrificación, el regadío en gran escala, estimular la repoblación forestal, y emplear el alcohol como combustible. Fue único propietario y presidente de la “Nueva Compañía Azucarera Gómez-Mena”, con una capacidad para 1.350.000 arrobas diarias, que representaban en el país el décimo lugar en importancia y el tercero en capital no-norteamericano; y en 1944, en San Nicolás de Bari, fundó la “Compañía Destiladora San Nicolás S. A.”, dedicada al alcohol, la cual producía 48,000 litros diarios, sita en el ingenio “Gómez-Mena”.


En estas nuevas compañías el vicepresidente era su yerno Alfonso Fanjul Estrada, relacionado con los Rionda. Además, Gómez-Mena era accionista de la “Industrial Arrocera de Mayabeque S.A.” que poseía un molino de arroz. También fue accionista de la “Industrias Siporex S.A.”, una cementera, junto a victor Pedroso Aróstegui. Colaboró en la creación de la Unión Social Económica de Cuba, elegido en 1939 como vicepresidente de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba (ANHC) y en 1958 era miembro de su Comité Ejecutivo y representante del Grupo de Ingenios en la junta General de Miembros del Instituto Cubano de Estabilización del Azúcar. Durante años fue vocal del Automóvil Club de Cuba, y benefactor de la Academia de la Historia de Cuba, y Socio Titular del Instituto Cultural Cubano-Norteamericano. Don Pepe tocaba muchos palos.

Casa de José Gómez-Mena Vila

Para que entendamos a qué nivel nos movíamos pensemos que don Pepe traspasó su vivienda a su hermana María Luisa, condesa de Revilla Camargo -es el famoso 17, número 502, de El Vedado y actualmente Museo Nacional de Artes Decorativas de Cuba- y que la mansión de la calle 146 en el Reparto Country Club, sirvió para recepciones como la ofrecida al ex rey Leopoldo de Bélgica. José se casó en primeras nupcias con Olga Seiglie Martínez, madre de Lilian Rosa Florencia Gómez-Mena Seiglie, la cual, en 1936, matrimonió con Ildefonso Gerónimo Fanjul Estrada Rionda Neuhauser (30/09/1909), de la rama cubana de los Rionda y dueño de varias explotaciones azucareras (el yerno que mentábamos antes). Lilian e Ildefonso tendrán a: Alfonso, Lilian María, José Francisco, Alejandro Leopoldo y a Andrés Bernardo.

Don Pepe

Nos fijamos, de entre los hijos de Lilian, en la boda de la hija que, en 1955 con 17 años, se casa con Norberto Azqueta Arrandiaga, hijo de Jesús Azqueta Aranguena, dueño de cuatro ingenios. A esta boda acudió Fulgencio Batista. No era para menos porque este matrimonio conseguía unir a los tres clanes azucareros más poderosos: Fanjul-Rionda, Azqueta y Gómez-Mena. Evidentemente nada como la familia para la gestión de los negocios, aunque sea familia política. Así, Rafael Fanjul Estrada, cuñado de Lilian, era administrador general y administrador del “Merceditas” y Oscar Seiglie, hermano de Olga, era su tesorero.

Pensemos que cuando el castrismo toma el poder los Gómez-Mena y Fanjul eran los empresarios del azúcar más importantes del Caribe. La expropiación y la persecución les asentaron, como a otros muchos cubanos, en Miami. ¿Creen que se acaba aquí la historia? ¡Ni por asomo! Instalados en la antigua posesión española de La Florida, siguieron con la caña de azúcar. Dirigieron explotaciones en este estado norteamericano y en la República Dominicana. Desde hace décadas la empresa del emigrante burgalés, hoy llamada Florida Crystals, copa dos tercios del mercado azucarero de EEUU y los Fanjul Gómez-Mena son una de las familias más adineradas e influyentes de esa nación.


Quizá porque esta familia dejó en Cuba fortuna y corazón –y esto es llegar al presente lo que se salta todos los límites de un blog de historia-, Alfonso Fanjul Gómez-Mena ansía que sus empresas regresen a su tierra natal. Él, gracias a su nacionalidad española, ya la ha recorrido un par de veces.

Volvamos al relato de la vida de don Pepe. El segundo matrimonio de José Gómez-Mena fue con Elizarda Sampedro Robato. Esta era hija de Luciano Pablo Sampedro y Ocejo, natural de Matienzo (Cantabria), propietario de un gran almacén de ferretería y maquinaria agrícola e industrial, comerciante exportador de azúcar, hacendado ganadero, y colono, dueño en la década de 1910 de la explotación “Resolución”. Entre los años 1898 y 1901 poseyó la planta de alumbrado público de Sagua y fue presidente del Casino Español de dicha localidad. Ella, a su vez, era socia del Lyceum Lawn Tennis Club, vicepresidenta de la Junta de Patronos del Patronato Pro Música Sinfónica y miembro del Comité de Damas. Si nos fijamos muchos de los enlaces de estas familias de españoles se casaban con otros peninsulares o con hijos de estos.

(Rama de María Luisa)

Miremos ahora otros descendientes de Andrés Gómez Mena. Empecemos por una de las hijas: María Luisa (1880- Madrid 1963). Se casó en 1902 con Agapito de la Cagiga Aparicio Mazas de la Bárcenas, santanderino. Era el primer Conde de Revilla Camargo (concedido por Alfonso XIII en 1927), industrial, financiero, propietario y residente en La Habana donde muere en 1952. La hija de Alfonso, Gloria, estaba casada con José Luís Ruano, también español, y Marqués de Vega Acevedo. Edelmira Sampedro, cuñada de José, utilizaba el título de Condesa de Covadonga, de la casa Real Española al estar divorciada de Alfonso de Borbón y Battenberg. Este muchacho era el Príncipe de Asturias y, por amor a Edelmina, renunció a sus derechos al trono porque era un matrimonio morganático. También es cierto que, en 1933, había pocas posibilidades de reinar en España. ¡Lo que es la vida!


María Luisa Gómez-Mena Vila, condesa de Revilla Camargo.


(Rama de Alfonso)

Una tercera rama es la formada por Alfonso Jerónimo Ramón Gómez-Mena casado con María Vivanco Gómez Mena y, sí, eran primos carnales. Esta señorita era hija de Martín Vivanco Mena, nacido en Irús pero más vinculado a Vivanco y de doña Daría Gómez Mena Díaz Zorrilla natural de Cadagua. ¿Les suena “Villa Daría” en el pueblo de Cadagua? Alfonso y María tuvieron a: María Luisa Aurelia Florencia, Cristina Victoria Antonia, Gloria del Carmen Francisca Javiera, Alfonso Andrés Ricardo, Olga y María de las Mercedes Jacinta. Poseían el ingenio azucarero “Santa Teresa” hasta finales de 1958.


Esta rama del grueso árbol de los Gómez de Cadagua nos interesa más que las otras porque es la más conocida en Las Merindades quizá, bueno seguramente, por razones más asociadas al morbo que a otra cosa. He encontrado referencias en la prensa, sección rosa, sobre las andanzas de estas mozas casaderas en el Madrid de Primo de Rivera. Así constan referencias a su participación en la “Fiesta de la flor” del 6 de Junio de 1926 (periódico “El Imparcial”) que era una cuestación para la lucha contra la tuberculosis y que, para que se hagan una idea, montaban mesas petitorias presididas por “gente bien”. También los padres se dejaban ver y disfrutaban de las cenas y fiestas de la alta sociedad española mientras estrechaban relaciones para ellos y sus hijos. Como ejemplo podemos citar una cena en el Ritz el 31 de mayo de 1926. Se rumoreaba que pensaban fijar su residencia en España.

Cristina Gómez-Mena se casó con el farmacéutico militar José de la Sota. Estos son los tristes protagonistas de la tragedia más conocida de esta familia. Pero no la única.

Foto cortesía de NOVELAME

María Luisa contrajo matrimonio con el capitán de aviación Francisco Vives el uno de septiembre de 1926. El militar era hijo de un general que fue subsecretario de fomento. De esta hija son las fotos que solemos encontrarnos de una fiesta en “Villa Daría”. Esta señora fue una gran mecenas. Parece ser que hay referencias a un dibujo en colores de Federico García Lorca con el nombre de María Luisa, pero se desconoce cuándo y dónde ella y el poeta coincidieron. 



Actuó apoyando a los intelectuales que escaparon de España, a los pintores modernistas cubanos y, al final de su vida y junto a su tercera pareja Manuel Altolaguirre, financiando proyectos literarios y cinematográficos. Estuvo, antes de convivir con Manuel, casada con el pintor cubano Mario Carreño desde 1941 hasta 1944. Pero oficialmente, al no existir el divorcio en España, estuvo casada desde 1936 con un militar español, el padre de su único hijo.


Su muerte tuvo algo de deja vú al producirse cerca de Burgos, el 23 de julio de 1959, cuando el coche en el que viajaba el matrimonio volcó. Murió María Luisa en el acto y tres días después Altolaguirre.

Gloria Gómez-Mena Vivanco se casó en La Habana con el abogado José Luis Ruano Muñoz de la Sota Pérez (21/03/1907). Él era hijo de Juan José Ruano de la Sota que fue diputado por Santander, ministro y consejero de estado. Gloria y José Luis serían padres de: María Cristina Gloria Ramona de la Santísima Trinidad y de María de la Gloria de la Caridad Ruano y Gómez-Mena. Gloria morirá en un accidente de aviación en 1947. Tres hijas muertas en sendos accidentes.


María de las Mercedes Jacinta casó primero con René Humberto Julián Fernández-Rocha del Riego y después con Carlos Isidro Marcelino José María García González del Río que fue presidente de “Canada dry de Cuba, S.A.”. Era descendiente de Asturianos. Del primer matrimonio nacieron: Magdalena, Graciella, María de las Mercedes y René Alfonso.

Alfonso Andrés Ricardo (09/06/1913) casó primero con Margaret Dawes de Bristol. Tuvieron a María de la Soledad Margarita. Tras este matrimonio se unió a Reinera Canto y Rabelo. ¿Descendencia? Gloria y Andrés.

Olga Gómez-Mena Vivanco

Olga Gómez-Mena Vivanco se casó en La Habana con el teniente de navío Fernando Solís y Núñez de Prado con el que estaría a la gresca en 1942. En ese año estaban en los tribunales españoles (pleno altofranquismo) con denuncias de adulterio.


El padre de todos estos, Alfonso Gómez-Mena Vila, falleció en La Habana el 27 de abril de 1936.

(Rama de Andrés)

No podemos olvidarnos del cuarto hijo de Andrés Gómez Mena que se llamaba como su padre pero con la variación de apellidos: Andrés Gómez-Mena Vila. Este también se movía entre España y Cuba y por ello estuvo en la boda de su sobrina Cristina. Total, disponía de una agradable residencia en Paradores (Burgos). Estuvo casado con Germana Peña.

Los de Pedro:


¡Vaya red de “gente de bien” hemos conocido! Pero no estaban solo los “Gómez-Mena”. Existían otra rama de la familia creada por el emigrante de Cadagua. Eran los de Pedro Gómez Mena, otro hijo de Manuel, casado con Henrietta Waddington, de Manchester. Pedro siguió muy vinculado a Burgos constándonos como vocal de la “Sociedad benéfico burgalesa de La Habana” en 1894 -ese año visitó el terruño- y como socio en, al menos, 1896. Hijo de este matrimonio fue Manuel Gómez Waddington. Casó con Guillermina García montes y tuvieron dos hijas llamadas Henrietta y María Teresa Gómez-Waddington García. Y sí, también enlazaron los apellidos. Bueno, pues este Manuel era propietario del ingenio “Vitoria” y se dedicaba a negocios bancarios y financieros, como su padre.



Bibliografía:

Arquitectura Habana.org
Ecured.cu
“Genealogías habaneras, vol. 2” por Rafael Nieto Cortadellas.
Periódico “Diario de la Marina” Ed. Extraordinaria (1918)
Periódico “Diario de la Marina”
Periódico ABC
Revista “Ahora”
Boletín Oficial de la provincia de Madrid.
Periódico “El Imparcial”.
Documentos de la “Sociedad benéfica burgalesa de La Habana”
Periódico “La época”.
“Revista ilustrada de banca, ferrocarriles, industria y seguros”
“Castellanos y leoneses en Cuba. El sueño de tantos” Juan Andrés Blabco Rodríguez.
Periódico “La Nación”.
Arquitecturacubana.com
"El museo nacional de bellas artes de La Habana y la colección de retratos de la pintura española del siglo XIX" por Elizabeth Laguna Enrique.



Para saber más:

Diario de Burgos  (uno y dos) 

1 comentario:

Por favor, tenga usted buena educación. Los comentarios irrespetuosos o insultantes serán eliminados.