Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


sábado, 28 de febrero de 2015

El mito de LOS MONTEROS DE ESPINOSA

Si han seguido la serie con interés, o sin él, comprenderán que enfilemos el fin natural de la misma: ¿La parte de la leyenda referida a los Monteros de Espinosa es real? ¿Podemos sacar algo de ella?

Ya hemos visto que las crónicas medievales y la realidad no son coincidentes. Era un tiempo en que el pasado era un recurso literario para ilustrar mensajes culturales, políticos o religiosos, por lo que carecía de importancia la veracidad. Por eso cotejamos las crónicas con los documentos que nos han llegado (suponiendo que estos, a su vez, sean auténticos-que esa es otra-).

Vieja estampa de Espinosa de los Monteros 

Atacaremos la cuestión desde la pista más segura: El llamado "Privilegio de 1208". Fue expedido por Alfonso VIII el 28 de agosto de 1208 y en él el monarca determina el número de solares radicados en Espinosa de los Monteros cuyos titulares podían ser sus monteros. En total 23, luego 24.

Este texto parece tener su origen en una traducción oficial del original latino, realizada, según declaración del historiador y montero Escalera Guevara, por "el Secretario de la traducción de lenguas Tomás Gracián Dantisco en Madrid, a 18 de enero de 1591". Que no poseemos. Mal empiece solventado por la existencia de otros textos en los que se inserta y confirma dicho documento. Suficiente.

Documento de Enrique III confirmando los privilegios
de Alfonso VIII (1206) y de Fernando III (1240)

La versión "original" en Latín y las romances son coincidentes en cuanto a la lista de solares y a los nombres de sus titulares, así como en las disposiciones complementarias que se dictan en las que se determina que estos "sobredichos mis monteros deben venir a mi corte quando enbiare por ellos, todas las vezes que yo los llamare, i soi obligado yo a proveerles de mantenimientos y vestidos de un color mientras que conmigo estubieren, i los absuelvo perpetuamente de las obligaciones i tributo mío"

¡Ay! En el preámbulo se detecta un error de cierta importancia en la traducción oficial al romance antes citada y, a partir de ella, en todas las copias hechas. Se trata del tiempo verbal utilizado a la hora de establecer la adscripción de los solares al cargo de Montero. Mientras en la versión castellanizada se dice:" ... Los hombres de los subscritos solares, i sus hijos, i nietos, i descendientes debieron ser mis monteros'', en la versión latina original se dice "deben". Lo lógico es que la frase original se dictara en presente, por dos elementales razones: Ningún rey, por muy soberano y autoritario que sea puede dictar el pasado; y la referencia a los hijos, nietos y descendientes sólo puede hacerse desde el presente y mirando al futuro.

¿Podría no ser este error de traducción del todo casual? Mirémoslo así, el hecho de que el documento alfonsino esté redactado en presente, añadido a la circunstancia de que fuera éste el privilegio más antiguo que los Monteros utilizaban siempre, ante los sucesivos reyes y en los tribunales de justicia, como instrumento justificativo de su personalidad institucional y fundamento de sus privilegios, podía inducir a pensar que ese diploma no era otra cosa que el documento fundacional del Cuerpo de Monteros. Por eso convenía cambiar el tiempo de la frase, para dar a entender que la historia de los Monteros se remontaba hasta un pasado indefinido que, de entrada, dejaba la puerta abierta a la tradición para rellenar el resto del pasado del Cuerpo. (No me peguen, que no lo digo yo, lo dice Javier Peñá Pérez, de la UBU y tampoco, todavía, a él).

Fernando IV (1298) confirma el privilegio de
Alfonso VIII de 1208

Y todo sería así de sencillo, faltarían doscientos años para celebrar el milenario de la fundación. Fin de la entrada del blog y de una vida plácida para Lebato de Mena. Pero, hay datos que nos mantienen en danza.

Dos años y medio antes de que Alfonso VIII dejara fijado en 23 el número de solares en el documento que acabamos de analizar, el mismo monarca firmaba otro privilegio a favor de doce Monteros de Espinosa. ¿Privilegios a un cuerpo dos años antes de su fundación? Si. Porque los Monteros ya estaban antes de 1208. En este nuevo documento el rey libera a 12 monteros de hacer fonsadera y, junto con los solares que tienen en Espinosa, de toda carga tributaria, de manera que permanezcan para siempre libres de todo tributo y gravamen.

¡Venga!, que la cosa va bien: son de 1206. ¿Seguimos?

La existencia de dos documentos lleva a pensar si existía un "cuerpo", una organización, de Monteros o cada uno hacía la guerra por su cuenta. Estos documentos mostraría que, alrededor de 1208, se estaba creando el cuerpo de Monteros Reales con sus derechos y obligaciones clarificados.



A saber: Cuántos, quienes, con qué medios... Supongamos que la cercanía al rey permitió a un grupo de Monteros solicitar un documento con los privilegios que tradicionalmente disfrutaban de hecho. El rey accede a la solicitud y el canciller anota el nombre de los Monteras presentes para personalizar en ellos el destino del privilegio regio. Con el título en sus manos, estos doce Monteros se pasean ufanos entre sus paisanos, alguno de los cuales, que vendría ejerciendo el mismo cargo desde tiempo atrás, vería amenazado su puesto al no figurar en la relación de beneficiarios del diploma de 1206. De alguna forma, estos ausentes harían llegan al rey su malestar y sentimiento de agravio, cuya reparación se programa desde la corte mediante la realización de una investigación seria y rigurosa, una "pesquisa", en el lugar de origen de los Monteros, en la villa de Espinosa. ¿Factible?

Tumba de Sancho García en Oña

La pesquisa la realiza el Abad Rodrigo, benedictino, de San Salvador de Oña (otra para del romance), una abadía fundada por el conde Sancho García en 1011, que disfrutaba de abundantes bienes en la villa de Espinosa y sus aldeas aledañas desde las primeras décadas de su historia. El abad de Oña, aunque nunca fuera señor de la villa, siempre de realengo, tendría comisionados a los párrocos y demás clérigos de sus parroquias, y éstos le informarían con detalle sobre la cantidad y calidad de todos los feligreses de la villa, sus ascendientes familiares y su posición social y económica.


El abad Rodrigo cumple lo mejor que puede. Antes de nada, pregunta si alguien guarda o sabe de la existencia de algún documento público que pudiera aportarle luz y evitarle trabajo en su tarea. Nadie le puede ayudar en este punto. Por eso se ve obligado a preguntar sobre el asunto a los "hombres buenos" del lugar. Rápidamente llega un claro consenso y a primeros de marzo de 1208 redacta el oportuno informe, que Alfonso VIII toma como referencia para dar contenido al privilegio citado. Y patada hacia atrás.

La guerra de la independencia y las desamortizaciones destruyeron y dispersaron el patrimonio de Oña pero existen dos copias de la pesquisa verosimiles: Una copia simple en papel, depositada en la Biblioteca del Palacio Real de Madrid, y la otra, transcrita y publicada en el opúsculo de fray Tomás Wamba, archivero de San Salvador de Oña en los años previos a la Desamortización titulado "Disertación diplomática sobre el verdadero origen de los Monteros de Espinosa".

Ambas nos dicen que los 23 solares sobre los que descansa el cargo de Montero en 1208 derivan directamente de los cinco solares, cuatro en el barrio de Quintanilla y uno en el de Berrueza, que pobló en Espinosa el conde Sancho durante su gobierno del condado de Castilla. Esto nos acerca al tiempo del supuesto fundador del Cuerpo de Monteros. Gracias a esta carta conocemos, al menos, los antecedentes directos de los solares de los Monteros del siglo XIII.



El conde Sancho, como decíamos, "puebla" esos cinco solares en Espinosa para ennoblecer a otros tantos vecinos convertirlos en vasallos personales suyos. Esto es lo que revela la pesquisa del abad en 1208.

Ya hemos llegado a los años entre 995 y 1017, gobierno de Sancho García. Pero aún podemos ajustarnos más gracias a un dato de un documento firmando por el conde Sancho García en y su tía Fronilde en el 1014, en el que se apean y amojonan los términos de Moscaduero, en su día lugar integrante del dominio señorial de San Salvador de Oña, y a cuyo pie firma como testigo "Pedro Rodríguez, que soy guardia de noche del Conde", personaje que nos permite certificar por primera vez, y con fecha de 1014, la existencia de una guardia nocturna adscrita a la persona del conde.

Aún sin el pergamino original parece cierto dada la palabra de fray Tomás Wanba. La frase nada indica sobre el lugar de nacimiento o de residencia de este testigo, pero vamos a vincularle a los solares de la villa de Espinosa, ya que nada se opone a la suposición de que el tal Pedro Rodríguez fuera uno de los cinco titulares de aquellos solares originarios y, por tanto, uno de los primeros guardias de noche oficiales de su conde.

Oña

En fin, poco a poco nos acercamos a la fecha ¿Cómo daremos el salto final hasta el origen? Bueno, nos viene a todos a la cabeza el privilegio original del Conde Sancho García que daban por verdadero Escalera Guevara y pereda Merino y que nadie a visto ni comprende su historicidad.

En todo caso, separemos la concesión de los cinco solares de Espinosa y la fundación del cuerpo de Monteros situando a cada acontecimiento en su momento y en su contexto.

Que el privilegio no existió se deduce de, al menos, un par de indicios:

  • En primer lugar, si tal documento hubiera existido, no habría hecho falta realizar la pesquisa que Alfonso VIII en 1208 para discernir el origen de los Monteros y su posible vinculación con los cinco solares.
  • En segundo lugar, aun cuando los Monteros se refieran con frecuencia, en sus testimonios escritos con ocasión de su entrada en el Cuerpo o en otros negocios jurídico, a la figura del conde Sancho como referente fundacional de su Cuerpo, jamás aluden a privilegio alguno firmado por tal gobernante. Y siempre alegan, como fundamento más antiguo de su personalidad institucional, los documentos de Alfonso VIII.


La excusa de mal pagador que aduce Pereda Merino para la desaparición del original no vale porque su destrucción en un supuesto incendio de la Casa Real cruje mucho. Por un lado no sería ese el lugar lógico para su custodia y por otro, no existía Palacio Real estable que arder con un Archivo de la Corona de Castilla a comienzos del siglo XIII, antes de 1208.

Montero de Espinosa (Alabarda)

En el mismo sentido, Pereda Merino menciona muchos otros documentos de cuya existencia no hay rastro y que, de haber existido, hubieran hecho innecesaria la pesquisa de 1208. Digamos que a Pereda Merino le perdió la emoción.

Resumiendo: Tenemos confirmada, en el siglo XIII, la existencia de 24 solares de Monteros, y sabemos que estos solares derivan de los cinco que el conde Sancho García pobló en Espinosa para dotar otros tantos puestos de servidores personales suyos.

¿Por qué lo hace? Por razones de agradecimiento o por el simple deseo de poner en valor su patrimonio en Espinosa puebla cinco solares, a cuyos titulares, vecinos antiguos de Espinosa o instalados allí al tomar posesión de los propios solares, vincula a su servicio personal. Que termina siendo hereditario y como consecuencia, adscrito a los solares en la villa de Espinosa. Pronto se especializan en la vigilia nocturna de los condes, y lo harán en exclusiva.


El número de monteros irá aumentando pero a finales del siglo XII los Monteros todavía disfrutan de su cargo y de sus privilegios a título personal, como se deduce del tono que refleja en el documento de 1206, dictado por Alfonso VIII a favor de "doce" Monteros. En torno a 1200, en suma, existen Monteros, pero no el Cuerpo de Monteros.

Esto cambiará con el documento de 1208, en el que se reconoce formalmente la institución de los Monteros y se vincula la pertenencia al Cuerpo a los titulares de cada solar y no a los Monteros que en ese momento ejercen el cargo por cada unidad solariega citada.

De esta manera, las crónicas y los documentos convergen en el mismo hecho fundamental: el protagonismo del conde Sancho García en la gestación de los Monteros. Las crónicas, adoptando leyendas e imaginando escenas puramente quiméricas; y los documentos, con menos literatura, pero con más precisión, aportando datos y señalando el camino mediante sugerencias eficaces y certeras no perfilan la historia de los Monteros, como institución o como conjunto simple de personas.

Y estos rastros nos llevan hasta comienzos del segundo milenio de nuestra era, hace unos mil años.


Bibliografía:

"Los leales Monteros de Espinosa" de Fernando Sanchez-Moreno del Moral
"Los Monteros de Espinosa. Mil años de Historia" Parte de Fco. Javier Peña Pérez.
"Historia de la ciudad de Burgos" de Anselmo Salvá.





2 comentarios:

  1. Significa esta conclusión de vos que Nunca existió tal Institución Real?

    Muchas Otras Referencias Lo Afirman como Tal, Demerita Acaso vuestra conclusión que la Historia esta dislocada?

    Dicha Institución Local Registrada en España tiene Un Precedente Implementado Mucho mas Antiguo en la Nación Hebrea, por lo que Estimo que el suceso de Los Montero de Guarda que los Trajo a este escenario en Castilla es una sombra Replicada como cosa de Orden Teocratico modelado muchos siglos antes.

    "1 Cronicas 9:17-27) Hasta ahora entre las cuadrillas de los hijos de Leví han sido estos los porteros en la puerta del rey que está al oriente.guardando las puertas del tabernáculo, como sus padres guardaron la entrada del campamento...era portero de la puerta del tabernáculo...Todos éstos, escogidos para guardas en las puertas, eran doscientos doce cuando fueron contados por el orden de sus linajes en sus villas, a los cuales constituyó en su oficio,Así ellos y sus hijos eran porteros por sus turnos a las puertas de la casa de Jehová, y de la casa del tabernáculo.

    ... Y estaban los porteros a los cuatro lados; al oriente, al occidente, al norte y al sur. Porque cuatro principales de los porteros levitas estaban en el oficio, y tenían a su cargo las cámaras y los tesoros de la casa de Dios.
    Estos moraban alrededor de la casa de Dios, porque tenían el cargo de guardarla, y de abrirla todas las mañanas"

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, don Nayarit. Lo primero agradecerle que participe en esta bitácora. Después, los Monteros de Espinosa existieron. Lo que se relata en esta serie de entradas el la evolución de la leyenda y su fidelidad histórica.

      Eliminar

Por favor, tenga usted buena educación. Los comentarios irrespetuosos o insultantes serán eliminados.