Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


domingo, 27 de septiembre de 2015

"Una Hostia de cine" por Carl Von Haartman

Unas de las cosas que aprendimos durante la Guerra del Golfo hace ya más 20 años fue, aparte de "los empotrados", la existencia del "fuego amigo." Este consiste en que los tuyos te presten la misma consideración que la otorgada a los enemigos. Vamos, que te disparan. Por error, claro. Supongo.

Carl Von Haartman de uniforme

Pero eso existe desde que se puede matar a distancia y no se tiene al oponente ante los ojos. Esto mismo ocurrió durante nuestra última guerra civil en Espinosa de los Monteros.

Era el día de Reyes de 1937 cuando la aviación franquista, junkers del aeródromo de Burgos, se dirigió a bombardear Bárcenas -del lado republicano- y las bombas cayeron en la plaza de Espinosa de los Monteros.

¿Verdad que para un extraño dos pueblos desde el aire son iguales? Sí, sí se parecen y por eso el capitán Haartman le endiñó una hostia al capitán Suárez que se había olvidado de poner la sábana blanca en la torre de la iglesia. Parece ser que, según testigos, murieron cerca de 20 personas.

Haartman años 20

Hoy hablaremos de la vida de este nórdico capitán de mano suelta: Carl Von Haartman, un Barón finés que pasó el invierno de 1936 a 1937 destinado en Espinosa de los Monteros como instructor de la Centuria Catalana de la Falange. Todo un aventurero que fue entrevistado el 12 de diciembre del 36 por el corresponsal del New York Times George Axelson, a quién aseguraba que la guerra era su gran pasión al tiempo que confesaba su profundo odio a los izquierdistas. ¿Y esa entrevista? Era una persona conocida en los EEUU.

Carl, "Goggi", nació en Helsinki el 6 de Julio de 1897, cuando esta formaba parte del Imperio Ruso, en el seno de una familia sueco-parlante que, por parte de su madre, Edit Von Haartman de Soderling condesa de Armfelt (+1954), se enraizaba en la nobleza finesa y en la tradición militar. Tuvo una hermana, María Eugenia, y un medio hermano Gunvor. Estudió agricultura en Suecia y en Turku (Finlandia) destinado a ocuparse de las tierras familiares. La Guerra de Independencia de 1917 entre la etnia finesa apoyada por los comunistas y la burguesía filosueca alentada por Alemania interrumpió sus estudios, alistándose en el bando de los “blancos” a las órdenes del general Mannerheim. En dicha guerra perderá varios familiares.

General Mannerheim

Tras la misma siguió en la milicia. Su primer destino fue el Regimiento de Dragones de Nyland, de donde pasó a la recién creada fuerza aérea finlandesa. Su formación militar se completó en la prestigiosa Escuela de Pilotos de Libau, en Letonia, logrando el título de piloto de combate, y en la Escuela de Caballería de Pinerolo (Italia). En 1919 ingresó en la nueva Academia de Oficiales de Finlandia, graduándose como teniente de Caballería y ascendiendo a capitán en 1921, año en que fue destinado en Italia como representante militar. Existen dudas acerca de su intervención en la I Guerra Mundial como piloto de guerra en las fuerzas aéreas alemanas, así como en la Guerra de Independencia de Estonia, en 1919, encuadrado en el Cuerpo de Voluntarios finlandeses.

Lástima que, en 1922, sus mandos no viesen el lado divertido de su ascensión a caballo de la escalinata de la catedral de Helsinki. ¡Era una apuesta! Resultará expulsado de la milicia y, tras sobrevivir a un duelo y un intento de suicidio, marchará a USA.


Recorrerá ese gran país realizando múltiples trabajos. Finalmente recala en Hollywood. En un primer momento era un asesor militar y aeronáutico de películas de guerra. En 1927, es contratado por la Paramount Famous Players Lasky Corp. para interpretar el papel de un oficial alemán durante la I Guerra Mundial en la producción titulada "Wings". Tras su debut Haartman es contratado por la Fox para el papel de chofer en una comedieta titulada "Very Confidencial" (1927) de Von Stroheim. En 1928 los dos ex militares, Stroheim lo fue también, coinciden en "The Wedding March" (Marcha nupcial). En la cinta, von Haartman era un Guardia Imperial. Sus relaciones en el "mundillo" condujeron a von Haartman a su papel más importante en el film "TheAwakanening" (1928) donde daba vida al teniente Franz Geyer.

La experiencia, éxito y celebridad adquiridos por Haartman en Hollywood le empujaron a volver a Finlandia en 1929 con la intención de proseguir su carrera cinematográfica. Pero este país europeo no era Hollywood.

Fotograma de "Sininen Varjo"

La primera cinta finesa de von Haartman supone un soplo de aire fresco en el acartonado cine local. Figura en los créditos nada menos que como director, escritor y actor principal. Con la producción de Suomi Filmi, dirige "Korkein voitto" (1929). En la película Haartman daba vida al barón von Hagen, arquetípico miembro de la aristocracia finlandesa, que se enamora de una bailarina rusa que en realidad es una espía que pretende hacerse con información militar sensible, todo ello salpimentado con la inevitable malicia de un espía judío, que ilustra antisemitismo de Haartman.

El cine mudo en Finlandia cerraría su historia precisamente con la siguiente película de von Haartman, producida también por Suomi Film, "Kajastus" (1930), en la que, a diferencia de su anterior largo, tan sólo se acredita como director y guionista, reservándose un insignificante papel en la película. Como curiosidad, entre el reparto figura la joven Elsa Segerberg que se casará con Haartman poco después.

Fotograma de "Hell´s Angels"

En 1930 retorna a Hollywood y rueda su película más importante en Los Ángeles: "Hell’s Angels" (Los Ángeles del Infierno) (1930), del excesivo Howard R. Hughes Jr. A pesar de las vicisitudes referidas, la película logró estrenarse en el Teatro Chino de Grauman de Hollywood el 24 de mayo de 1930, obteniendo una nominación a los Oscars en el apartado de mejor fotografía. El canto del cisne de Haartman en Estados Unidos.


La última participación de Von Haartman en el mundo del cine fue en Finlandia interpretando a un empedernido jugador en "Sininen Varjo" (1933), fue su primera película sonora, de la que hoy por cierto tan sólo se conservan 16 minutos de metraje. Fue un film difícil y caro, al ser sonoro, sobre todo para una productora independiente como era Fennica Filmi. Se estrujaron las meninges para cubrir costes, lo que acarreó episodios hilarantes: los derechos de autor se pagaron en whisky y existió uno de los primeros casos de Product Placement. Ya saben eso de meter con calzador un producto en los diálogos, la acción o el plano.

La muerte de su padre, Carolus von Haartman en 1935, pone en sus manos una pequeña fortuna. Esto, unido al ascenso del nazismo en Alemania, a su inclinación por el ejército, a su aburrida vida familiar y a la noticia de una rebelión anticomunista en España empujan a Von Haartman a España. El 8 de septiembre ya está en Burgos.

Su adaptabilidad se plasma en que desconociendo el castellano logra trabar amistad con oficiales de las milicias falangistas que hablaban inglés. Y con ellos conocer a Manuel Hedilla que, por entonces, se hallaba inmerso en el proyecto de constituir unas milicias de partido, lo que resultó definitivo para que Haartman fuera destinado en calidad de instructor militar a la I Centuria Catalana “Virgen de Montserrat”, en donde contó con la inestimable colaboración como intérprete de Serrallach i Juliá.

Manuel Hedilla

Bajo las órdenes del capitán falangista Martín Busutil y encuadrada en la columna del teniente coronel Moliner, partió esta Centuria hacia el frente el 5 de octubre, resultando herido en Las Merindades tanto en un brazo como en una pierna. Otro cambio que se producirá en estas fechas será el religioso: pasa de luterano a católico por el influjo de los voluntarios bajo sus órdenes.

A primeros de 1937 recibe la orden de dirigir la Academia de la Falange de Pedro Llen, junto a Salamanca ciudad. Disfrutó de un asiento de primera fila en los sucesos del 16 de Abril de 1937 cuando Manuel Hedilla Larrey es empujado por Camisas Azules madrileños fuera de su cargo. Cede, o casi. Franco le da la espalda. Entonces, Hedilla, ordena al jefe de Falange en Salamanca tomar por la fuerza la Junta de Mando de la calle de Toro. Envía a sus leales a la Academia de Jefes de Centuria de la Falange para recoger a los cadetes falangistas que tomarán la Junta de Mando. El 17, en la sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Falange, Hedilla es elegido jefe de Falange por diez votos contra cuatro y ocho abstenciones, siendo posteriormente recibido por Franco en su cuartel general del Palacio Arzobispal, escenificando un fraternal abrazo asomados al balcón.

El caos para Hedilla se produce el día 19 cuando recibe una carta de Franco con el texto del Decreto de Unificación. Lo rechaza, claro, y por ello, el día 23 de abril, es detenido y procesado. Y Haartman pensó de esta no salía, que le fusilaban porque él era el director de la academia falangista el día 16 de abril cuando se redujo a los madrileños. Pero, no. Fue detenido y posteriormente “recluido” en el Gran Hotel de Salamanca hasta el mes de junio cuando, por mediación de su amigo Von Faupel, obtuvo la autorización para incorporarse a la 3ª Bandera de FET y de las JONS de Burgos integrada en la 81ª División del coronel Ollo -Brigadas de Navarra, la tercera-, participando en los frentes de Levante, Teruel, Peñarroya y Asturias, sufriendo diferentes heridas en combate. ¿Y su antiguo protector? Hedilla, inicialmente condenado a muerte, termina recluido en Mallorca. Vamos, que se salvaron ambos. Solo perdieron las academias falangistas que fueron disueltas.

 Sus experiencias en la Guerra Civil fueron recogidas en unas memorias tituladas "En nordisk caballero i Francos armé" (Söderström & Co, 1939) y "Francon Armeijasta Kollaanjoelle", es decir, "Desde el ejército de Franco hasta el río Kolla" (Otava, 1940). Terminará la guerra con 12 medallas.

Crónica del frente de Finlandia

Tras la victoria de su bando regresará a Finlandia a tiempo para combatir contra la URSS al mando del Regimiento de Cazadores nº 24, interviniendo tanto en la Guerra de Invierno (1939-1940)–Río Koolla-, donde Finlandia perdió un 10% de su territorio, como en la de Continuación (II G.M.) contra el Ejército Rojo. Haartman será ascendido a coronel de caballería.

En la primavera de 1942, ante su dominio del alemán y del castellano, fue nuevamente enviado a Madrid y Lisboa como agregado militar, donde conocería, ya con el empleo de teniente coronel, a la que será su segunda esposa, la condesa Marie Eugénie Zichy Pallavicini, funcionaria de la embajada húngara en Madrid. Se casarán el 12 de septiembre de 1945.


Saltando un poco atrás en el tiempo nos encontramos que en 1944 es licenciado sin honores del Ejército Finlandés por las presiones soviéticas tras la firma de un armisticio por separado de los alemanes. Franco le reconoce el empleo de coronel honorario del ejército español. Esto ayudó a su asentamiento en España, donde desarrolló una lucrativa actividad mercantil de comercio exterior, trasladándose poco después a la finca de "El Alamillo" (Alhaurín de la Torre).


El año 1956 debió marcarse a fuego en su corazón porque, por un lado participó en la rebelión húngara, y por otro, su única hija Christina -fruto del matrimonio con la actriz Elsa Segerberg- contrajo matrimonio con el que sería conde de Bailén, Santiago de Arcos y Carvajal (+23/02/1981). Tuvieron cuatro hijos: Santiago, estrella, Carlos y Christina.


En 1965 fue distinguido con la Valkoisen Ruusun Ritarikunta, condecoración de la Orden de la Rosa Blanca finlandesa por su contribución al estrechamiento de las relaciones entre España y Finlandia. Haartman falleció en su finca de la Costa del Sol en 1980, recibiendo sepultura en Finlandia.



Bibliografía:


"Carl Von Haartman: un falangista en Hollywood" por Raúl C. Cancio, Doctor en derecho.
"República, Guerra Civil y Postguerra en espinosa de los Monteros y Merindad de Montija, Sotoscueva y Valdeporras (1931-1950)" por Fernando Obregón Goyarrola.
"Falangistas en la oposición" Gustavo Morales, periodista. 8Fundación José Antonio)
"Los primeros años de la Guerra civil española y su repercusión internacional en las páginas del New York Times (1936-37)" por María Antonia Sagredo (UNED) y Javier Maestro (UCM)
Periódico ABC


Aunque pueda resultar contradictorio, o quizá por compensar, quiero que esta entrada sirva, además, como recuerdo de Domingo Batet Mestres, Capitán General de Cataluña, Jefe del Cuarto Militar del Presidente de la república Española y Jefe de la VI División Orgánica en Burgos donde fue capturado al inicio de la última guerra civil de 1936 a 1939. Fue fusilado por deseo personal de Franco.  



9 comentarios:

  1. Bueno, bueno, eso de que Batet fue fusilado por deseo personal de Franco, ¿es un hecho o una opinión, camarada?
    ¡ A noi ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin tener que ir a Hilari Raguer que escribió, entre otras cosas, un libro con el llamativo título de "El general Batet: Franco contra Batet, crónica de una venganza" para asentar esta idea me referiré a un artículo de Xabier Lacosta con relación a una conferencia de Paul Preston en el Palau de la Prensa de Palma de Mallorca.

      El reconocido escritor habló del coronel Ribas de Pina como defensor del general Batet. Algo normal ante los generales del bando enemigo capturados por los rebeldes (comúnmente: Nacionales). Pero Domingo Batet Mestres terminó siendo un caso diferente.

      ¿Por qué?

      En 1922, siendo coronel, tuvo el primer choque con el comandante Francisco Franco. Criticó, en un informe, el comportamiento del Ejército en Marruecos dirigido al ministro de Guerra Niceto Alcalá Zamora. Detalla la corrupción de los mandos y, específicamente, el ansia de fama de Franco, que pasara más tiempo alternando en ‘bares y círculos’ (cuatro meses en retaguardia para curarse de una enfermedad) que en el cuartel con sus soldados y oficiales –“Franco tiene poco de militar”, decía-, y que pidiera la Laureada de San Fernando sin merecerla.

      El segundo fue en 1934 con ocasión del 6 de octubre. Batet era entonces general jefe de la IV División ubicada en Barcelona mientras Franco detentaba la Comandancia General de Baleares. Por casualidad, Franco se hallaba de visita privada en Madrid justo cuando comenzó la revolución en Asturias y Companys proclamó en Barcelona “el Estado Catalàn dentro de la República Federal Española”. El ministro de la Guerra del gobierno derechista de Alejandro Lerroux, Diego Hidalgo, tenía amistad con Franco y directamente le encargó la represión saltándose toda la escala de mando del Ejército. Franco, que no se había traído a Madrid ni su uniforme ni disponía de oficina propia, empezó a organizarlo todo a telefonazos desde el mismo despacho de Hidalgo. Mandó que 4 destructores y 3 cruceros zarparan hacia Barcelona trasladando regulares y legionarios con la idea de hacer una represión sangrienta, y ordenó al mismo Batet que atacara la sede de la Generalitat a cañonazos.

      No hacía falta. Batet ya había logrado él solo rendir a Companys en la misma noche del 6 al 7, y con muy poco derramamiento de sangre. Y se ganó la Laureada que ambicionaba Franco y que no consiguió ni por su sangrienta represión en Asturias.
      El último enfrentamiento fue por el 18 de julio de 1936.

      Eliminar
    2. El 4 de septiembre se inició la causa franquista contra Batet bajo la acusación, ya común, de ‘auxilio a la rebelión’. Y aquí entra en la historia el coronel Miguel Ribas de Pina, del arma de Artillería y mallorquín. Ningún oficial aceptó defender a Batet, hacerlo podría ser entendido como una enemistad con Franco. Pero Ribas de Pina aceptó ‘muy gustoso’, según comunicó por escrito.

      Empleó en la defensa de Batet el artículo 237 del Código de Justicia Militar: “Son reos del delito de rebelión militar los QUE SE ALCEN EN ARMAS contra la Constitución, el Estado Republicano, contra el Presidente de la República, la Asamblea Constituyente, los cuerpos legislativos o el GOBIERNO CONSTITUCIONAL Y LEGÍTIMO”, marcando él mismo estas mayúsculas. Ese comunicado venía a decir que los traidores a España eran los golpistas y no Batet. Era algo tan duro contra los golpistas que invalidaron la defensa de ribas de Pina.

      Franco decretó la baja de Batet del Ejército el 26 de diciembre, por lo que pasó de laureado general y leal a la República a simple civil. Un insulto a añadir al de su reclusión no en una prisión militar sino en un penal común. Y otro insulto añadió Franco: escribió en la orden que su baja obedecía a “su desamor a la Patria demostrada en momentos trascendentes”. Esos ‘momentos’ habían sido Cuba, el 6 de octubre, su Laureada, su lealtad al Estado legal…

      El 8 de enero de 1937 se dictó la sentencia. A Batet se le pedían dos penas de muerte por traidor y por rebelde, menos mal que sólo le condenaron a una –eso sí, con agravantes–. El 15 de febrero Franco dio el ‘enterado’ fijándose la ejecución para el 17 en el campo de tiro burgalés de Vista Alegre.

      Domingo Batet no tenía sangre de golpistas en sus manos y Queipo de Llano y Cabanillas buscaron el indulto de su compañero de armas. Pero, en el caso de Queipo de Llano, franco le cobró el fusilamiento de su amigo el general Campins.

      Eliminar
    3. http://www.sbhac.net/Republica/Colabora/Lacosta4.htm

      Eliminar
  2. Utilización de términos no apropiados pero, enfin, "políticamente correcto". Bobaditas.
    ¡A NOI¡

    ResponderEliminar
  3. Decir que el Caudillo pasaba más tiempo en bares es una solemne imbecilidad (lo cual cuadra muy bien con el carácter de Batet - envidioso - )Seguramente el tiro que le dieron al Generalísimo en el abdomen se lo darían en un puticlub. Enfin, camarada, Batet jugó y perdió, como jugaron y perideron otros en el otro bando. Menos rasgarse las vestiduras.
    ¡ A NOI ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me rasgo vestidura alguna. Esa guerra fue hace ochenta años y difícilmente me veo en la necesidad de tomar partido alguno sobre sus contendientes.

      Tomo nota de sus comentarios y aquí permanecerán para ser leídos.

      Gracias por su participación.

      Eliminar
    2. ¿Tomar partido? No. Lo que me ocurre a mí personalmente es que me sacan de quicio las, llamemoslas "idioteces" que cualquier mindundi se cree autorizado a exponer en un "libro" (o así) sobre el Caudillo. Hay todavía mucha gente que intentan ganarle la guerra a Franco ahora y a la que le jode (perdón) que muriera en la cama y no despedazado por una bomba de una inexistente oposición. Les falta lo que hay que tener en éstos casos (me refiero a las gónadas). Enfin, de todos es sabido que el 99% del País (EX-PAÑA) estaba en la cárcel o fusilado. Lo que me subleva, más que la maldad intrínseca, es la enfermedad de la idiocia que, como define la RAE y cito de memoria, el idiota es: Dícese de la persona desprovista por completo de facultades intelectuales. Sin más.

      Eliminar

Por favor, tenga usted buena educación. Los comentarios irrespetuosos o insultantes serán eliminados.