Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


lunes, 27 de junio de 2016

LA INVESTIGACIÓN SOBRE LA ABADÍA SEGLAR DE RUEDA


Hoy dejo este espacio para un amigo de nuestra bitácora que ya ha compartido con nosotros sus experiencias y cariño con respecto a Las Merindades. Lo último que nos ha llegado es su investigación sobre las abadías seglares en nuestro entorno, especialmente la conocida como Abadía de Rueda y que esperamos pronto salga a la luz.

MI INVESTIGACIÓN SOBRE LA ABADÍA SEGLAR DE RUEDA (Villarcayo)

por Ricardo San Martín Vadillo

Atendiendo la amable invitación del mantenedor de esta página procedo a dar una somera idea de lo que ha supuesto mi investigación sobre la Abadía seglar de Rueda.

En primer lugar, ha significado una oportunidad de “visitar” (a través de los documentos manejados) aquel lugar que fue donde jugué con mis amigos de infancia tantas veces (decenas de visitas). Esperaba volver a visitarla: ofrecí mi trabajo, intercambio de documentos, información, tuve una actitud abierta y colaborativa. Se me cerraron las puertas a esa posible visita. Lo lamento. Sé que di y entregué más de lo que recibí. Ahora que no se me pida nada.

Esbozo de una columna de la Abadía de Rueda

Han sido cientos de horas de investigación, de visita de archivos, de obtención de documentos, de transcripciones, un notable desembolso económico (viajes, estancias, compra de documentos, fotocopias…). He pasado dos años casi totalmente centrado en esa investigación (mañana y tarde).

He debido visitar y acceder a multitud de archivos: Archivo Diocesano de Burgos, Archivo de la Catedral de Burgos, Archivo de la Diputación de Burgos (MOSA); Archivo Municipal de Villarcayo; Archivo de la Nobleza (Toledo); Archivo Convento de Santa Clara; Archivo de la Real Academia de la Historia; Archivo de Simancas, documentos de particulares…

Recurrí a bibliografía sobre el tema: muy exigua y leí cuando pude encontrar. Acudí solicitando ayuda de otros investigadores y especialistas en arte y en la zona. Me encontré con dos tipos de respuesta: “No tengo casi nada de ese tema” (creo que en la mayoría de los casos era verdad). O la otra respuesta: “Si, te enviaré lo que tengo”. Casi nunca se producía el esperado envío de información. Silencio, olvido. La ayuda ha sido bien poca por parte de los “especialistas”, he debido recorrer mi camino solo, con poca ayuda de quienes podrían haberme orientado. El mundo de la investigación parece ser así. Lamentable.

Iba consiguiendo información, trabajando de forma autónoma, leyendo cientos de documentos, transcribiendo e iba redactando. Estructuré mi trabajo en 20 apartados (el origen de las abadías seglares, el valor artístico de Rueda, descripción de Rueda a lo largo de los siglos, las otras abadías seglares, el linaje Rueda y otros, privilegios, propiedades, litigios, otras casas: Andino, Torme, etc, compras y ventas, testamentos, final de Rueda, dudas que persisten, fuentes documentales…) Completé 525 páginas. En mi investigación he estudiado no sólo Rueda, sino las otras Abadías seglares: Ribamartín, Rosales, Siones, Tabliega, Vivanco.

Sí, me siento satisfecho del trabajo realizado. He regresado a Rueda y he descubierto mucho de lo que encerraba, de lo que allí se vivió, cómo influyeron los abades seglares en la vida de las Merindades y sus gentes (para bien y para mal). He recuperado un trozo de la Historia de las Merindades y lo he dejado unido a mi infancia y juventud.

He aportado mi grano de arena para la Historia de las Merindades. Preparo una nueva investigación: Viajeros por las Merindades, un libro en línea similar a mis dos libros Alcaudete citado en los libros de viaje (2004) y Viajeros por Alcalá la Real (2012).



Gracias, Ricardo.


Para saber más:




2 comentarios:

  1. Es imposible encontrar ése libro. ¿De verdad existe?

    ResponderEliminar
  2. El Autor todavía no lo ha publicado. Está buscando mecenas.

    ResponderEliminar

Por favor, tenga usted buena educación. Los comentarios irrespetuosos o insultantes serán eliminados.